FerLinyera2: De rollos forzados, luces de neón y pizzas posta
FerLinyera2: De islas, horizontes y degradados
FerLinyera2: De reencarnación, nirvana y creencia
FerLinyera2: De verdes, amarillos y marrones
FerLinyera2: De stress, frenetismo y pausas
FerLinyera2: De fotografía, alturas y hora azul
FerLinyera2: De monjes, paz y templos budistas
FerLinyera2: De moteles, hoteles de lujo y apartamentos
FerLinyera2: De art decó, policía y humedad
FerLinyera2: De barrios pobres, aeropuertos sin salida y coches automáticos
FerLinyera2: De despedidas, barrios de moda y viajes futuros
FerLinyera2: De lecturas, siestas y privacidad
FerLinyera2: De robados, comidas en solitario y horarios cambiados
FerLinyera2: De distancias, descansos y besos a escondidas
FerLinyera2: De equilibrios, descansos y subterráneos
FerLinyera2: De robados, tiendas vintage y despedidas
FerLinyera2: De sueños, nostalgia y alturas
FerLinyera2: De lineas, curvas e infinitos
FerLinyera2: De consumismo, capitalismo y Kabukicho
FerLinyera2: De niños, castillos y entradas
FerLinyera2: De teléfonos públicos, bokehs y Ginza
FerLinyera2: De Donkey Kong, Street Fighter II y Mario Bros
FerLinyera2: De trenes, metros y taxis
FerLinyera2: De anfiteatros, ciudades destruidas y Pink Floyd
FerLinyera2: De abrazos, ramblas y retornos
FerLinyera2: De lluvias, sombras y castillos
FerLinyera2: De ruinas, cuerpos y erupciones
FerLinyera2: De islas, luchas y emperadores eternos
FerLinyera2: De smartphones, escapadas y viajes de vuelta y
FerLinyera2: De sociedades, comidas y tardes de amistad