Mariano Aspiazu: Maravillas lebaniegas
Mariano Aspiazu: Un marco incomparable
Mariano Aspiazu: Otoño en el Pozo del Amo de la Reserva del Saja
Mariano Aspiazu: Ocres Cantabros
Mariano Aspiazu: Paleta cromática
Mariano Aspiazu: Otoño en El pozo del Infierno
Mariano Aspiazu: En La Reserva del Saja
Mariano Aspiazu: Hoy, en Campoo, los ríos susurran con voz de nieve
Mariano Aspiazu: Universo acuatico y vegetal
Mariano Aspiazu: Una tarde de otoño en un rincón del Saja
Mariano Aspiazu: Arroyo de aguas turbulentas
Mariano Aspiazu: Llueve en el Tocornal
Mariano Aspiazu: Los montes del Pas
Mariano Aspiazu: De nuevo en tus fuentes, ignoto Pas
Mariano Aspiazu: Rupicapra Cantábrica reina en nuestras cumbres calcáreas
Mariano Aspiazu: Un salto en lo profundo
Mariano Aspiazu: Valle del Pas,valle de nieblas, preludio de hermosos verdes
Mariano Aspiazu: Primeras notas otoñales en La Cordillera Cantábrica
Mariano Aspiazu: Entre trasgos y trastolillos
Mariano Aspiazu: La Canalona
Mariano Aspiazu: Hiberus flumen
Mariano Aspiazu: Chulingral, en las entrañas del interminable.
Mariano Aspiazu: Nuestras vidas son los ríos...
Mariano Aspiazu: En el cauce, entre arandanos, bajo las hayas
Mariano Aspiazu: Pozo de la rama atravesada.
Mariano Aspiazu: Puente milenario sobre el Río Cares.
Mariano Aspiazu: La selva verde Cantabra
Mariano Aspiazu: Tudancas en Peña Sagra
Mariano Aspiazu: Del puente a la braniza